27 de julio de 2015

Senador Daniel Bianchi: El Fondo de Fortalecimiento de la Actividad Lechera III que votamos es una ayuda importante, pero no es la solución contundente que necesita el sector

“El Fondo de Fortalecimiento de la Actividad Lechera III (FFAL III) que votamos el miércoles 22 en la Cámara Alta es un paliativo importante y una ayuda más que necesaria, pero no es la solución definitiva para los numerosos problemas que enfrenta en la actualidad el sector lácteo”, aseguró el senador (I) Daniel Bianchi.

Ese día, con el voto positivo del oficialismo y de la oposición, el Senado de la República votó la formación de un fondo de 85 millones  de dólares para el sector lechero a través de fondos generados por el propio sector y por inversiones de las Administradoras de Fondos de Ahorros Previsionales (AFAPs), con la aprobación de una ley que unificó dos propuestas, una del Poder Ejecutivo y otra de la oposición.

Bianchi explicó que se estima que la ley beneficiará a unos 4.000 productores, al tiempo que establece que el mínimo disponible para cada productor será de 8.500 dólares.

El legislador explicó que “el fideicomiso que aprobamos es un instrumento que apunta a ayudar financieramente a la lechería uruguaya que, como es sabido,  atraviesa una situación de crisis debido a la caída de los precios internacionales y a la falta de pasturas debido a la sequía que afecta al país, entre otras muchas variables”.

Creemos que esta solución va a llevar “cierta tranquilidad, en primer lugar a los productores que están necesitando un respaldo financiero, y en segundo lugar a los eventuales inversores que procuran colocar su dinero en negocios seguros”.

Respecto al origen de los dineros para generar el Fondo creado por la ley, Bianchi explicó que ésta establece que “se gravará con una prestación pecuniaria a favor del Fondo la primera enajenación a cualquier título del litro de leche fluida, efectuada por los productores a una empresa industrializadora de leche que se hallare legalmente habilitada o a cualquier tercero, las importaciones de leche y de productos lácteos en todas sus modalidades y las exportaciones de cualquier tipo de leche que sean realizadas directamente por los productores”. Asimismo, añadió, “quedarán gravadas la afectación al uso propio para manufactura o la enajenación de leche fluida de su propia producción que realicen los contribuyentes del Impuesto a las Rentas de las Actividades Económicas (IRAE) excepto los casos de afectación al uso propio para manufactura que realicen productores artesanales, entendiendo por tales aquellos que elaboran productos lácteos con la leche producida en el predio exclusivamente”.

Con esta modalidad, “el Estado no aporta dinero, pero soluciona uno de los problemas del sector, aunque no aquellos que tienen que ver con la rentabilidad y con la competitividad, que dependen de múltiples factores”, afirmó.

 

Crédito puente para acelerar la ayuda

 

Bianchi explicó que “el respaldo financiero a los tamberos entrará en vigencia cuando así lo determine el Poder Ejecutivo, y se mantendrá vigente hasta que se cancelen en forma total todas las obligaciones derivadas de la cesión o titularización que se realice de los ingresos del Fondo a cada fideicomiso financiero creado a tales fines”.

No obstante, aclaró que “la instrumentación administrativa del FFAL III demandará algunos meses, razón por la cual el Ejecutivo, a través del Banco República, facilitará un crédito puente de manera de suministrar el auxilio que requieren los productores de manera inmediata, a muy corto plazo”. Los fondos que percibirán los tamberos, explicó el legislador coloniense, “serán descontados luego de la cuotaparte del FFAL III que le corresponderá a cada productor que remite a las industrias, con lo cual se tiene la seguridad de que el productor no generará un doble endeudamiento”.

Preguntado acerca de la semejanza de este fideicomiso con los dos anteriores, Bianchi indicó que "en los dos fondos anteriores si un productor beneficiario abandonaba la actividad, todos los restantes productores debían responder por esos recursos, pero ahora se introduce una modificación que apunta a que cada productor se haga responsable de los dineros que se le otorgan”.

En otro orden, agregó que “el Fondo será dirigido, administrado y representado por una Comisión Administradora Honoraria compuesta por un representante del Ministerio de Ganadería, que la presidirá, un representante del Ministerio de Industria, uno del Ministerio de Economía, el presidente del Instituto Nacional de la Leche, un representante propuesto por la industria láctea y dos representantes propuestos por los productores de leche, que era una aspiración de las gremiales del sector”.

Asimismo, indicó que “la intención, atendiendo a una solicitud de los productores, es que el repago del auxilio financiero comience a partir de la primavera de 2016”.

Foto: www.smu.org.uy

COMPARTIR:

Comentarios