Aunque ya se ha advertido en repetidas ocasiones, la compañía reincidió en sus comportamientos ilegales. 

Además de Francia, hay otros países, entre ellos España, que tienen en la mira a las cookies DATR, un tipo de archivo que se almacena en tu PC y que sirve para rastrear las webs que visitas y elaborar un perfil del comportamiento online.

El objetivo es mostrar publicidad personalizada, aunque según algunos países europeos por el camino puede “perderse” información privada de los usuarios.

La clave, el motivo que lleva a la CNIL a multar a Facebook, es que en ningún momento se deja claro qué va a ocurrir con las cookies antes de aceptarlas. Los usuarios tienen a pulsar en el botón de Aceptar sin leerse las condiciones, aunque de hacerlo tampoco sabrían del recorrido que van a realizar éstas desde que entran en el sistema de archivos del ordenador.

No es la primera vez que la compañía estadounidense tiene un encontronazo en territorio europeo. Hace unos meses tuvo que dar marcha atrás con la nueva privacidad de WhatsApp al violar leyes comunitarias.