Casi 7.000 ciudades de más de 150 países, entre ellos Argentina, participaron de La Hora del Planeta, un evento organizado el Fondo Mundial por la Naturaleza (WWF) que consistió en un gesto simbólico de apagar la luz una hora, entre las 20.30 y las 21.30, para generar conciencia de la importancia de tomar acciones contra el cambio climático.

La Hora del Planeta se realizó por primera vez en 2007, en Sidney, Australia, cuando dos millones de personas decidieron apagar la luz durante una hora.

Desde entonces, se volvió una de las mayores campañas de concientización sobre el cambio climático y el año pasado se realizó en más de 170 países. Ayer el éxito fue igual o mayor a ediciones anteriores pues el apagón se respetó en los más grandes e históricos monumentos y lugares del mundo, como Sagrada Familia, el Palacio Real de Madrid, la Torre Eiffel, en París, el Empire State Building de Nueva York, el Taipei 101, en Taiwán, y la ópera de Sidney, Australia, entre otros.

En España la movida incluyó además a 150 empresas. El secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, indicó que, con temperaturas en máximos históricos, tanto en verano como en invierno, "el planeta nos está lanzando un mensaje claro y tenemos que responder de forma urgente y contundente". Y agregó: "El Acuerdo de París es esperanzador y por ello este es el momento de actuar y pedir a todos que cambien por el clima".

"Hay razones para el optimismo -indica la WWF-, el 4 de noviembre de 2016 entró en vigencia el Acuerdo de París para frenar el cambio climático. Este acuerdo mundial marca un punto de inflexión y el comienzo de una gran transición global hacia un desarrollo y una economía limpia y baja en carbono".

En Argentina, la Hora del Planeta está coordinada por la Fundación Vida Silvestre. Ayer fueron partícipes 21 ciudades como Santa Fe, Rosario, Villa Carlos Paz, San Salvador de Jujuy, Mar del Plata, Bahía Blanca, Pergamino, Junín, Olavarría, Tigre, San Isidro, Godoy Cruz (Mendoza), Los Antiguos (Santa Cruz) y Choele-Choel (Río Negro). En Buenos Aires se apagaron los sistemas lumínicos del Obelisco, la Floralis Genérica (sobre la avenida Figueroa Alcorta) y los Monumentos a San Martín y a los Españoles.

"Nos sumamos a esta iniciativa mundial porque queremos que los vecinos sigan comprometiéndose con el medio ambiente y que participen de forma activa en la lucha contra el cambio climático", aseguró Eduardo Macchiavelli, ministro de Ambiente y Espacio Público porteño.

En Chubut, Puerto Madryn fue una de las ciudades que se sumó al apagón. La Secretaría de Ecología y Protección Ambiental (SEPA) confirmó que durante esa hora sin luz se repartieron velas realizadas con materiales reciclados en el Monumento a la Gesta Galesa ubicado frente a las costas del Golfo Nuevo.