Por Luciano Bugner
tecno@cronica.com.ar

Facebook, como cualquier otra red social, genera adicción. Uno se acuesta y se levanta mirando muros, “stalkeando” a conocidos, publicando fotos, videos, o simplemente navegando en la creación de Mark Zuckerberg. Aunque no parezca, un reconocido psicólogo culpa a la evolución por esto, ya que el cerebro viene reduciéndose hace miles y miles de años.

“La adicción de la sociedad a las redes sociales es el resultado de la reducción del tamaño de nuestro cerebro y su evolución para adaptarse al mundo que nos rodea”, explicó Bruce Hood, profesor de Psicología del Desarrollo en la Sociedad de la Universidad de Bristol, Reino Unido. En esa línea, puntualizó que “somos adictos a Facebook porque nuestros sesos han desarrollado más de miles de años para hacernos así”.

Desde el principio de la raza humana y durante incontables generaciones, nuestro cerebro poco a poco fue aumentando en tamaño. Pero hace 20.000 años, al final de la última edad de hielo, el patrón comenzó a reducirse constantemente. Si bien los estudios aún no han determinado esto, para Bruce Hood el cambio ocurrió “porque nosotros estamos cada vez más domesticados”.

El académico estadounidense dice que muchas personas tienen una obligación para contactarse vía medios de comunicación sociales. “Nuestros sesos se han desarrollado para nosotros para ser animales sociales. Los humanos -siguió el psicólogo- formaron una inteligencia de grupo y transmitieron todo su aprendizaje a otras generaciones. Es decir, no se aprendió todo desde cero”.

Hood también destaca que cada ‘”me gusta” en Facebook o cada “retuit” en Twitter libera endorfinas, lo que crea un sentimiento de satisfacción. “Tiene un gran poder sobre nuestro deseo natural de afirmación por parte de un grupo más amplio”, explicó.

Impuestos millonarios

Por otra parte, a partir del próximo abril, Facebook dejará de entregar las facturas de sus clientes en el Reino Unido a través de Irlanda, como hacía hasta ahora para minimizar el pago de impuestos. Con esta medida, se espera que la empresa pague más impuestos en el Reino Unido, donde fue fuertemente criticada por desviar sus beneficios a su sede europea de Irlanda. Facebook fue centro de una controversia al revelarse recientemente que pagó tan solo US$ 6.161 millones en impuesto corporativo en el Reino Unido en 2014.

El robot argentino que come basura

Pablo Romanos, ingeniero argentino, creó el robot que “come basura”. El mismo está armado con residuos electrónicos recuperados por los recicladores urbanos de la cooperativa “El Correcamino” con el objetivo de que les enseñe a las personas a reciclar. “Abrirá la boca solo cuando detecte, a partir de unos sensores, que el elemento tirado corresponde a la categoría que tiene que “comer”, por ejemplo hierro”, contó su creador. Por el momento se encuentran en la etapa de diseño de prototipos y ya armaron dos robots, uno de ellos llamado Nano.

Apple presenta nuevos dispositivos

Dentro de algunas semanas, Apple realizará un evento en el cual anunciará nuevos dispositivos. Según trascendió, presentarán una iPad Pro Mini de 9.7 pulgadas (la actual es de 12.9 pulgadas), un nuevo SmartKeyboard para la tableta, dos bandas para el Apple Watch y un smartphone de cuatro pulgadas cuyo nombre oficial será “iPhone SE” (Special Edition). Entre las características de este último se encontraría un procesador A9, coprocesador M9, Live Photos, cámara de 8 megapixeles, NFC para Apple Pay, además de memoria interna de 8 o 64GB.

Cine sin pantalla en Amsterdam

Amsterdam acaba de inaugurar una nueva sala de cine sin pantalla, ya que lo que hay son confortables sillones que permiten a los espectadores girar completamente sobre sí mismos y así ver una película mediante la novedosa realidad virtual.

Las gafas que los espectadores portan en la sala no son otras que las Galaxy Gear VR con un Galaxy S6 en su interior. En la sala entran 50 personas en sesiones que duran media hora y que no son presicamente barata: la entrada cuesta 12,50 euros.

Un dron para grabar escenas deportivas

El 15 de marzo, Apple comenzará a comercializar un dron que alcanza los 72 km/h, el cual se fabricó para grabar escenas deportivas. Con Phantom 4 -la nueva adquisición de DJI, el mayor fabricante del mundo- la empresa china quiere despedirse de los proveedores de lentes y asumir cada vez más la fabricación de los componentes de sus drones. Puede encargarse online por 1.599 euros en Europa, mientras que en Estados Unidos el precio será de 1.399 dólares. La batería dura 28 minutos.